sábado, 6 de diciembre de 2014

Fantástica representación del origen de las lenguas habladas por la mitad de la población mundial

Esta imagen, elaborada por el blog Stand Still. Stay Silent, representa de un modo visualmente muy atractivo las relaciones entre las familias de lenguas del mundo partiendo desde el indoeuropeo y el urálico. Cabe recordar que una familia de lenguas es un grupo de lenguas con un origen histórico común y emparentadas filogenéticamente, es decir, parecen derivar de una lengua más antigua o “lengua madre”.
Las familias se originan cuando una lengua, denominada protolengua de la familia, da lugar a diferentes lenguas por un proceso de diversificación dialectal. Las lenguas de una familia usualmente son ininteligibles entre sí, aunque en la mayoría de los casos conservan parecidos fonéticos y gramaticales. Cuando las similitudes entre las lenguas son claras, es posible reconstruir su origen común e incluso la lengua madre de la que derivan, mediante los métodos de la lingüística histórica.
Esta imagen ayuda mucho a realizar tal ejercicio. La compilación de lenguas que se observan en esta imagen agrupan a alrededor de la mitad de la población mundial por número de hablantes (esto es la suma de los hablantes de lenguas procedentes del indoeuropeo y urálico). Bajo el nombre de lenguas indoeuropeas se conoce a la mayor familia de lenguas del mundo en número de hablantes. La familia indoeuropea, a la que pertenecen la mayoría de las lenguas de Europa y Asia meridional, incluye más de 150 idiomas hablados por alrededor de 3.200 millones de personas (aproximadamente un 45% de la población mundial). De estas, unos 1.200 millones corresponden a hablantes de las lenguas indoiranias y unos 950 a hablantes de las lenguas románicas. A la familia indoeuropea le siguen en orden de importancia las familias Sinotibetana, Austronesia y Afroasitática (no representadas en la imagen).
A pesar de lo gráfica de la imagen se perciben en ella algunos errores. No sería correcto dividir lenguas indoeuropeas en indo-iranias por un lado y europeas por el otro (v. isoglosa centum-satem). Además las lenguas romances deberían estar agrupadas las galo-itálicas con las iberorromances, y no las primeras con el grupo italo-dálmata, con quien sí debería estar unido este grupo es con el (los) rumano(s). El corso, además, no guarda ninguna relación filogenética con el sardo, sino que es una de las lenguas italianas.
Una de las lenguas que no se observan en la imagen es el euskera. La historia sobre la procedencia del euskera es incierta aún hoy día. Hay varias teorías (algunas más plausibles que otras), pero hasta el momento ningún estudio ha podido aportar pruebas concretas e irrefutables acerca de su origen e influencias recibidas. Lo cierto es que es una lengua no indoeuropea hablada en territorios de España y Francia junto al golfo de Vizcaya. Es considerada como una lengua aislada y, junto a lenguas como finés, húngaro, estonio y turco, es uno de los pocos idiomas hablados actualmente en Europa que no desciende del tronco indoeuropeo y la única de Europa Occidental.
196
Fuente: Blog Stand Still. Stay Silent

martes, 2 de diciembre de 2014











10 LADRONES DE TU ENERGÍA

1- Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un bote para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

2- Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

3- Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

4- Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5- Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6- Tira, levanta y organiza, nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7- Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8- Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9- Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10-Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.


Dalai Lama