martes, 24 de febrero de 2009

Dale vida a los sueños que alimentan el alma,
no los confundas nunca con realidades vanas.
Y aunque tu mente sienta necesidad, humana,
de conseguir las metas y de escalar montañas,
nunca rompas tus sueños, porque matas el alma.

Dale vida a tus sueños aunque te llamen loco,
no los dejes que mueran de hastío, poco a poco,
no les rompas las alas, que son de fantasía,
y déjalos que vuelen contigo en compañía.

Dale vida a tus sueños y, con ellos volando,
tocarás las estrellas y el viento, susurrando,
te contará secretos que para ti ha guardado
y sentirás el cuerpo con caricias, bañado,
del alma que despierta para estar a tu lado.

Dale vida a los sueños que tienes escondidos,
descubrirás que puedes vivir estos momentos
con los ojos abiertos y los miedos dormidos,
con los ojos cerrados y los sueños despierto.

Mario Benedetti

2 comentarios:

  1. No sé si va a lo mismo pero si tienes un sueño,no te olvides de él,la realidad del sueño cumplido es más que el sueño.
    no soy poeta en absoluto,que desgracia...
    Un saludo, Trazos

    ResponderEliminar
  2. El futuro es de los que creen
    en la belleza de sus sueños.
    Ten cuidado con tus sueños:
    son la sirena de las almas.
    Ella canta. Nos llama.
    La seguimos y jamás retornamos.
    Te añado a mis favoritos un blog muy hermoso felicidades
    Un abrazo

    ResponderEliminar