sábado, 24 de julio de 2010

Luz especial que se va esfumando tras la cortina de una niebla en el olvido, solo la tibieza de un cálido amanecer me hizo salir de mi locura. Perder el norte fue momentáneo pero hubo un ligero instante y cargado de mil dolores que llenaron de tiniebla la razón. Hoy, he resuelto que si mi destino te trae aquí estaré pero no penando mil años, pues quiero vivir mi camino .. valorar su trayecto... empinado, recto o eterno...pero lleno de matices que enriquecen mi vida. Penar por no vivir es morir en vida y equivocarse vivir aprendiendo ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario